FE NO ES EMOCIÓN

DEVOCIONAL

FE NO ES EMOCIÓN

Génesis 12:1-2

Agosto 31 de 2023

Muchos expertos dicen; que las emociones básicas que experimenta el ser humano son 6 incluso hasta 27 diferentes tipos de emociones. La Real academia de la lengua española define la emoción así: Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.

Siempre me he preguntado qué sintió el padre de la fe, el patriarca Abraham, cuando Dios le dijo vete de tu tierra y tú parentela y de la casa de tu padre. “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.”

Génesis 12:1-2 ¿Que pudo haber sentido Abraham en ese momento cuando Dios le habló y le da esta orden? ¿quizás miedo, angustia o temor? La verdad, la palabra no menciona que tipo de emoción pudo haber sentido Abraham en ese momento cuando Dios le dio esta orden, lo que sí se puede observar en la palabra, es que él fue obediente y nunca cuestionó a Dios del por qué tendría que hacer esto, irse de su tierra,

lo que si hizo fue obedecer y salir de su tierra a una desconocida, además, estaba en sus manos ser obediente o simplemente no serlo, pero, él era un hombre de fe y su confianza, mirada y seguridad estaba puesta en Dios y nunca dudaba de que el Dios altísimo incumpliera con su palabra, creerle a Dios es tener fe, de que su palabra se cumplirá en nuestras vidas tal y como lo prometió en su debido tiempo. 

Abraham fue prosperado, fue direccionado y fue guardado y protegido del enemigo por qué su fe estaba puesta en Dios y no en sus propias virtudes, Dios le promete hacer de él una gran nación, algo que se cumplió tres generaciones después, no fue en el momento que él salió de su tierra y su parentela. Por otra parte, de algo si podemos estar seguros y es que, esa gran nación que Dios prometió Abraham y lo cumplió, es consecuencia de su obediencia y esto nos deja como enseñanza, 

 que nuestros actos y decisiones tienen una consecuencia positiva o negativa en nuestras vidas a futuro y que estas pueden continuar, incluso después de nuestra muerte. Lamentablemente nosotros los seres humanos en su mayoría cuando tomamos decisiones solo pensamos en consecuencias inmediatas, estás a menudo son engañosas por qué son efímeras. En pocas palabras, nuestra decisión de ser obedientes o no ser obedientes, de tener fe o no tener fe en Dios, traerá una consecuencia en nuestras vidas, que se verá reflejada en nuestras vidas presentes y futuras generaciones.

Se que en ocasiones es difícil tomar decisiones en nuestras vidas, Abraham, solo tenía la garantía para su viaje la orientación y bendición de Dios, algo para quien conoce de Dios y en sensible a así voz, solo diría con esto es suficiente. Pero, qué difícil es salir lo seguro, de nuestra zona confort, de lo que tenemos aseguró en nuestras manos. Abraham tuvo que elegir entre la seguridad de lo que tenía o bajo la incertidumbre de viajar bajo la dirección de Dios. 

Se que en ocasiones es difícil tomar decisiones en nuestras vidas, Abraham, solo tenía la garantía para su viaje la orientación y bendición de Dios, algo para quien conocen de Dios y son sensibles a su voz, podrían decir; con esto es suficiente. Pero, qué difícil es salir de lo seguro, de nuestra zona confort, de lo que tenemos asegurado en nuestras manos. Abraham, tuvo que elegir entre la seguridad de lo que tenía o bajo la incertidumbre de viajar bajo la dirección de Dios. 

Pero, déjeme decirle algo que nos enseña la vida de Abraham, que el día que tengamos que tomar una decisión, debemos pensar las cosas cuidadosamente y lo más importante, pedir la dirección de Dios, para que sea él quien guíe nuestras vidas por sus caminos. 

Seamos como Abraham, quien creyó a Dios y fue obediente, tuvo fe sin llegar a dudar por un momento que el Dios altísimo, creador de los cielos y de la tierra y todo lo que en ella habita, cumpliría su palabra, que su dirección y bendición venían de el Dios de los cielos y la tierra y no de sus capacidades. “Y Abram creyó al Señor, y el Señor lo consideró justo debido a su fe.” Génesis 15:6 NTV Que el Señor añada bendición a su palabra. Hermano: Edison Alejandro Alvarez David.