FIJAR MI MIRADA EN DIOS

DEVOCIONAL

FIJAR MI MIRADA EN DIOS

Salmos 139:16

Julio 31 de 2023

Salmos 139:16 Mi embrión vieron tus ojos y en tu libro estaban escrita todas aquellas cosas que fueron luego creadas sin faltar una de ellas. Desde el inicio de nuestra formación, germen, huevo, cigoto. Teníamos nuestros ojos puesto en aquel que nos acompaño durante todo nuestro proceso de desarrollo. A quien miramos primero fue a nuestro diseñador

¿Cuándo dejamos de mirarlo? Desde un principio nos damos cuenta que Dios ha estado siempre. Quizás muchos no tuvimos la bendición de nacer y crecer en el evangelio. Recuerdo muy claramente se que era muy, muy pequeña, estaba jugando sola en el patio de la casa; me detuve un momento; porque sentí un vacío dentro de mi y dije se que hay alguien superior, profundo, se que me conoce y aunque no se quien es se que existe, lamentablemente no sabia que Dios existía ya que había nacido en una familia que practicaba la hechicería. 

Pero  este Dios a quien no conocía estaba dentro de mi, diciendo hey Soy Yo a quien mirabas mientras yo te formaba en el vientre de tu madre. Cuando lo conocí a los 13 años de mi vida supe  que era Él, era mi amado, empecé a mirarlo y su mirada se me hacia conocida; era Él. Ahora me tocaba entender que debía mantener la mirada en Él. Cuando las tormentas arreciaba al derredor escuchaba su voz diciendo; no dejes de mirarme, muchas veces deje de mirarlo y me paso como a Pedro

¿Recuerdan Mateo 14:29-33? Y cuando el iba a mi a socorrerme entendía que solo mirar sus ojos me sostendría. Entonces el comenzó a mostrarme el camino por donde debo andar prometiéndome que sus ojos estarían siempre sobre mi.

Si los ojos de Jesús siempre están sobre nosotros ¿Porque dejamos de mirarlo Salmos 32:8? Cuando no quitas tus ojos de Dios, su mirada y tú mirada  se encontraran; y así como dos enamorados cuando se miran a los ojos y creen que no pueden, ni saben vivir separados. Así entenderemos que nuestra mirada puesta en Dios; ya no podremos saber vivir sin ÉL

Cantares 5:12 Los ojos de mi amado son como palomas junto a los arroyos de las aguas, Que se lavan con leche, y a la perfección colocados.  Mira a tu amado y entra en el y seras arrullado entre sus brazos y aunque pase lo que pase, es mejor mirar sus ojos y escapar dentro de ÉL. Hermana Caridad Piñate