Dios nuestra prioridad

lo primero es el amor

DIOS ES AMOR

Nuestro primer mandamiento

Mateo 22:37-39 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

En nuestro constante caminar las distintas situaciones en que nos encontramos nos enfrentan constantemente con sentimientos buenos y malos. Nos vemos relacionados constantemente con personas que nos producen distintos tipos de sentimientos; pero que podríamos dividir en buenos o malos.

Y debemos enfrentarnos a una realidad y es que, los sentimientos buenos y malos al final son expresados por buenos y malos deseos; pero esto lo podemos traducir aun de manera más profunda y es que al final aunque sin necesidad de pronunciar palabras terminamos “bendiciendo o maldiciendo” dentro de nuestro corazón.

Es por eso que Jesús nuestro maestro, recalca contundentemente que debemos amar. Además nos muestra ésta manera de vivir con un invariable orden: primero amemos a Dios, luego a nosotros y luego a nuestros prójimos. Pero debemos mirar más a fondo puesto que esto aunque es definitivamente una orden a la cual debemos mostrarnos obedientes en el fondo Jesús quiere es que logremos sobre todas las circunstancias guardar nuestro corazón.

Proverbios 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Entonces al final en su infinito amor, Dios nos da un mandamiento de amarlo a El en primer lugar, a nosotros mismos y en igual medida a nuestros prójimos (cercanos); pero el trasfondo de este mandamiento no es otro si no, cuidar de nosotros; empujarnos a una vida en santidad para evitar que nuestro corazón, es decir nuestra alma (o mente) se contamine de odios, contienda, maledicencia, ira o enojo, puesto que el resultado de todo esto como ya sabemos es la muerte.

Que tan importante debe ser para nosotros amar? Pues lo expondré de una forma un poco retadora ¡ ¿ Has escuhcado muchas veces que Dios es amor, cierto ?; pues ahora te pido que leas con calma 1 Corintios capítulo 13; se que ya lo has leído, pero esta vez amado, amada, sustituye “EL AMOR” cada vez que lo consigas por “DIOS”. Con esto podrás entender claramente lo importante que llega a ser para nosotros cumplir con el primer mandamiento. Entonces, por último lo único que debo recalcar de manera imperante es, amar a Dios, a nosotros y a nuestros semejantes es la más pura expresión de lo que Dios es realmente, y esto al final es una manera de ejercitar lo que el apóstol Pablo dijo en 1 Corintios 11:1 “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo”. Y caminemos siendo reflejo del reino de Dios en la tierra. Hermano Anibal Fernández